Un encuentro inesperado y singular con el televisivo Coto Matamoros